domingo, 24 de mayo de 2009

Un paseo por los Tubos.

Pues tocaba. Yo sabía que mis compañeros le tenían ganas y querían conocer esta subida que gracias al MAM se ha convertido en archiconocida y casi mítica entre los corredores y, como desde la última edición en que se subió no había vuelto por allí, apetecía.
Además era un día muy especial para mí. En esos mismos momentos se estaba disputando mi querida Zegama-Aizkorri donde un nutrido número de amigos se encontraban corriendo, avituallando o en plena organización (escobas, meta...). Me he acordado mucho de ellos especialmente en el comienzo de la subida a Bola y en el trayecto de la Loma del Noruego.
El caso es que a las 8,30 nos hemos juntado un buen grupo en el puerto con la idea de hacer un buen entreno pero con la duda de saber que recorrido haríamos al final debido a las tormentas de la noche anterior.

Así que del tirón como en el primitivo MAM desde el puerto hemos atacado la subida a Bola en esa sucesión de zancadas, respiración y pulsaciones in crescendo que te dejan los gemelos como morcillas de Burgos en 200 mts.
Alcanzando la Virgen de las Nieves algún resbalon en esa pequeña zona de pedrera que nos hacía dudar sobre el itinerario a seguir finalmente y pista de hormigón hacia las antenas de Guarramillas.
El trayecto de la Loma del Noruego una delicia como siempre, el terreno y la roca de nuevo seco por efecto del astro Sol que iba ganando terreno. Así en fila india, relajados y disfrutando del recorrido llegamos a Cotos con la convicción en el espíritu de visitar el tramo estrella de nuestra ruta. Los Tubos de Cabezas de Hierro.

Pequeño conclave en Cotos para certificar la decisión y lamentable baja de Angel al que el piramidal prudentemente le empujaba de regreso a Navacerrada.
Así arropado de viejos recuerdos discurrimos por la carretera hacia Valdesquí hasta el desvio a izquierdas que nos conduciría a la base de tubos. Esta vez dejamos la pradera a nuestra derecha y usamos el camino evidente que primero parece alejarse para luego en un giro de 180º y tras unas zetas empalma con la ruta conocida. Subida entre pinos, nueva bajada para cruzar el puente y ya del tiron tras unos metros entre helechos nos metemos en el torrente. Los primeros metros muy comprometidos por la humedad del propio cauce y de la mañana. Un par de sustos en modo de resbalones pero metidos en el cauce la cosa mejora y podemos adivinar que la piedra estará en condiciones aceptables.
Ahora sí disfrutamos-padecemos la subida en todo su esplendor visionando cortinas de niebla que atraviesan la cima . Despacio avanzando con pundonor y retrocediendo en algún resbalón donde el terreno cede debido a la erosión. Esta zona será delicada por posibles pequeños desprendimientos provocados por los corredores que nos precedan. Así hasta llegar al zona de canchal y a un gran nevero previo a la cima.
En este punto decidimos no coronar y enfilar el collado directamente, Valdemartín, pequeño nevero y esa sucesión de pequeñas cimas previas a Guarramillas donde me encontré fenomenal permitiendome incluso en la pendiente bajada al puerto hacer un rato el chorra.

Muy satisfecho por haberme ido encontrando mejor con el paso de los km y francamente bien en el tramo hacia Guarramillas y en la llegada al puerto.
Aquí el enlace con algunas fotitos más:
http://picasaweb.google.es/Prisillas/Tubos24052009#slideshow/5339413837529901026

2 comentarios:

BioBea dijo...

Muy bien ese entreno Prisi. Cada día lo tenéis más cerca y vuestra motivación está a tope por lo que veo. Así que, que no decaiga y a cuidararse muchísimo. Un abrazo.

fernan130 dijo...

Lo que más me llamó la atención de la ruta fue la sensación de haber hecho muchos más kilómetros de los que reflejaba el fore ¿Sería por la dureza, no?
Perdón por salirme del tema pero quiero aprovechar para felicitar a BioBea por lo de Bustarviejo. ¡Vaya nivelazo tienes!