martes, 5 de mayo de 2009

Señores, con ustedes los Tubos de Cabezas.

El 21 de junio se celebra la 13ª edición del Maratón Alpino Madrileño y hoy me he enterado de una gran noticia, se producirá el regreso de la ascensión por los Tubos de Cabezas de Hierro.
El MAM 2009 desde hoy es otro MAM. Porque esta es realmente una subida que no deja indiferente a nadie, por el desnivel ganado en menos de un kilómetro, por la ausencia de sombra, por la hora en la que se atraviesa. ¡Ay como el sol apriete ese día!.
Y con ella el regreso del avituallamiento pirata en su cumbre, esa llegada donde la bandera de la calavera se agita a modo de saludo, donde tienes la misma sensación que la de un naúfrago que tras un penoso esfuerzo llega a la orilla... una bandera que trasladó su saludo a Peñalara estás últimas ediciones pero, sinceramente, allí se llegaba en motora y a Cabezas se llega a nado y extenuado.
Cuantos recuerdos, sensaciones y experiencias vividas. Arrancar desde Cotos por la carretera hacia Valdesqui, un kilómetro de asfalto que se hace extraño cuando ya llevamos un par de cimas pisadas, el desvio a izquierdas donde al poco atravesamos una pradera que suele estar húmeda de las lluvias y deshielo, traicioneramente suele provocar más de un resbalón. El paso del puente sobre el rio Eresma para adentrarnos en un pinar cuya ladera atravesamos para desembocar en una torrentera repleta de piedras y ramas arrastradas por el agua. Torrentera en la que nos meteremos para ir cruzando de una vertiente a otra durante un rato para coger el margen derecho finalmente y comenzar a resbalar por su gastada superficie. Donde un paso adelante a veces trae dos atrás porque el terreno cede y la gravedad cumple su ley, donde el oxígeno comienza a faltar y al mirar hacia arriba no se adivina el final, siquiera la cima. Así durante un largo rato pleno de esfuerzo, acompasando paso, latidos y respiración llegamos a la zona de canchales donde se suman al esfuerzo, equilibrio y, escalones de piedra que obligan a tirar de brazos, riñones y fuerza de voluntad.
Ya comenzamos a vislumbrar un descansillo previo a la última rampa, no hay conversación, no hay sonrisas, sólo anónimo sufrimiento y humilde esfuerzo de cada participante por alcanzar esa bandera que empezamos a otear. Y, así arrastrados por nuestras piernas y empujados por los ánimos de los bucaneros que atienden aquel puesto de avituallamiento donde han tenido que acarrear en sus mochilas todos los litros posibles de agua logramos extraer una sonrisa de nuestra alma. De agradecimiento primero hacia ellos, de satisfación personal después. No parecía posible llegar pero estamos allí.
Bebemos, respiramos y con nuestro mejor ánimo y muchas fuerzas menos, arrancamos hacia el nevero que nos dejará a pies de la cima de Cabezas de Hierro. Coronamos ,admiramos Peñalara, la cumbre hermana que dos horas antes hemos visitado y con sentida emoción continuamos nuestro camino.
Para finalizar y suponiendo la autorización de mi gran amigo Ppong, cuelgo una secuencia de las fotos de su llegada al avituallamiento en el MAM del 2004. Merece la pena apreciar el vértigo que permite imaginar la pendiente que queda trás él cuando no se aprecia más horizonte que el de Peñalara quedando al otro lado del valle y, lugar del que venimos. Y, su rostro resume perfectamente lo que acaba de vivir durante esos últimos 50' aproximadamente.
A mí, sinceramente me pone los pelos como escarpias.

5 comentarios:

Mildolores dijo...

Sé lo que esta carrera supone para ti y no me pienso perder ni un detalle de lo que nos cuentes.

Ppong dijo...

Personalmente, los Tubos de Cabezas, son un reto, un desafío, pero a la vez, un rincón exclusivo para "disfrutar" del esfuerzo por apasionarse de la magia y atractivo que tiene la montaña.

Yo, como indica Prisi, lo he pasado muy mal allí. Pero también he vivido unos momentos mágicos cuando me he ido a "pasear" sólo.

Me encanta el lugar. Creo que el MAM, retornando allí, gana muchos enteros.

Prisi, un magnífico blog, sí señor.

Miguel Ángel dijo...

¡Qué bien suena! Uno se había hecho ya a la idea del recorrido del último año y los cambios son complicados de asimilar, pero oyéndote hablar de estos Tubos, a uno se le hace la boca agua... ¿cuándo subimos a conocerlos?

fernan130 dijo...

Personalmente conozco los tubos aunque sólo los he hecho en invierno, donde no ves más que una rampa increíble de puro hielo. Lo que puedo recordar es que es una subida fortísima y continuada que se os hará terrible después de lo que ya llevaréis en las piernas cuando la afrontéis. Pero os recordaré el viejo refrán: 'sarna con gusto...'; seguro que lo váis a disfrutar.
Joer ppong no hay más que verte en el tramo final para saber lo que pasate... ¡qué duro eres...!

Luis Ángel Morales dijo...

Los pelos como escarpias se ponen cuando se lee esta entrada. Prisi, si las ganas de comenzar a pisar montaña ya me inundaban, después de leer ésto me desbordan. Joe PPong!!!, sólo de pensar que con lo que tu ya llevas andado y todo lo que me falta por andar a mí llegaste con esa carita no quiero imaginar lo que me espera, pero como bien dice Fernan130 "sarna con gusto..."