miércoles, 4 de marzo de 2009

Morir de éxito.

Lo confieso, es algo que desde el lunes me preocupa. Pasada la euforia postcarrera de la tarde del domingo, recordando los momentos vividos, sobre todo los rostros de satisfacción vistos y las palabras de reconocimiento escuchadas ha tocado ir haciendo análisis.
Porque todo han sido alagos, felicitaciones y aplausos hacia la carrera. Es reconfortante, agradecido pero, también peligroso.
Es pronto aún para ver como se asimila este éxito. Pero es imprescindible que permanezcamos con los pies en el suelo y siendo humildes.
Porque desde esa humildad de sentirnos aprendices de todo, iguales en la cadena, importantes en el colectivo radica nuestra virtud.
Con alivio he leído que algunas de las personas de mayor peso en el Club han asumido la cifra de 1500 participantes como definitiva. Desde mi punto de vista no sólo es un acierto sino garantía de futuro.
No es preciso batir records de participación para destacar, ni siquiera ofrecer la posibilidad de grandes marcas. La gente quiere disfrutar de una fiesta deportiva y ahí sí hemos acertado de pleno. Porque somos corredores, sabemos lo que nos gusta y lo que nos molesta.
En cualquier caso deberemos tener cuidado con el efecto boomerang para que nuestro ego no se dispare, evitar dar por hecho lo que no se obtiene sino con trabajo y para ello alimentar nuestra ilusión y buscar pequeñas novedades que nos motiven en cada edición.
En nuestras manos está evitar morir de éxito.

4 comentarios:

Mildolores dijo...

Y seguro que sabréis hacerlo.
Para añadir mas leña te diré que el grupo con los que entreno los martes y jueves fueron en bloque a vuestra carrera y antes de ayer todo eran halagos.
Yo me acordé de ti y ahora te lo hago saber.
También te diré que muchos de este grupo( y no es mentira esto) solo corren en el año dos carreras: La San Silvestre Vallecana y la Tragamillas.
Algo se habrá hecho bien.
Enhorabuena.

Miguel Ángel dijo...

En parte estoy de acuerdo contigo, el que todo haya salido tan bien exige una mayor responsabilidad de cara al futuro. No obstante, parece que los "jefes" tienen muy claras las cosas importantes, como el límite de corredores y como tratarles, y la capacidad de trabajo del equipo es algo que pocas veces había visto. Esa responsabilidad y esa ilusión van a hacer que el año que viene todo funcione igual de bien, e incluso se mejoren un par de cosillas que sin ser malas cojearon un poquillo. De lo que si tenemos que olvidarnos es de eso de que es "la mejor media", ya que aunque este año así sea, el que viene hay que volver a ganárselo, y no va a ser fácil.

fernan130 dijo...

Aún recuerdo cuando josemesón me habló por primera vez de la ilusión por hacer una media maratón en Villalba. Entonces salíamos juntos a correr y me pareció una locura por la cantidad de trabajo que suponía. Pensé incluso que sería un entusiasmo pasajero y que al final todo quedaría en una ilusión más no relizable. Hoy por hoy no veo ningún peligro de caer en la soberbia por los halagos. Cualquiera que conozca a josemesón o a javimurallas se dará cuenta de que para ellos la carrera forma parte de su vida diaria en el sentido de que todo aquello que ven y que puede utilizarse al año siguiente para mejorarla, lo fijan en su mente y lo ponen en marcha. Mientras eso no cambie el alma de la carrera seguirá viva. Así que ya estamos pensando en cómo mejorar para el año que viene.

Prisillas dijo...

Mildo, gracias. Yo apenas soy un recién llegado a este grupo pero te aseguro que le ponen todo el alma. Espero verte alguna edición.
Miguel, en parte es a eso a lo que me refiero a lo de "la mejor" el día que empecemos a creernos eso, daremos un paso atrás. Nunca nos sobrará ni un ápice de trabajo e ilusión.
Fernando, aunque no conozco tanto como tú a Javi ni José creo que es como dices. Sólo me refiero a que el éxito muchas veces lleva trás de sí un compendio de cosas no tan positivas que muestran caras no tan amables del género humano como la envidia por ejemplo.
En cualquier caso, solo es una reflexión y estoy convencido de que de momento el peligro no es tanto. Yo pienso seguir aportando mi pequeñito grano de arena.
Saludos.