viernes, 20 de septiembre de 2013

Canción de viejo rockero.

Una vez más, y van.... me resisto a abandonar. Tras los dolores y el desánimo de la lesión basta poquito, muy poquito para volver a pelear. Para subir de nuevo al escenario.
Ya la voz no acompaña igual y los movimientos son menos y más pausados. Pero el espectáculo debe continuar.
Después de la mala suerte en Zegama donde a falta de pocos días me lesioné. De la épica del MAM, donde tocó terminar como se pudo, el cuerpo me pedía un nuevo intento. Esta vez con la esperanza de poder afrontar la prueba sin más dolores que los habituales.
Sé que llegaré falto de forma, de fondo y de fuerza. Pero no he podido resistirme al imaginarme alcanzando la meta en El Escorial y regalarme este nuevo desafío. 
Contracorriente, porque ahora la filosofía de "ir sólo a terminar" no se lleva entre mis amigos. "Hay que darlo todo, salir a por todas". Tanto, que hay quien que, si es por terminar ni siquiera afronta una carrera. 
Para mí, lograr acabar, corriendo lo mejor que pueda, sin más limitación que las de mis propias fuerzas físicas y la táctica de mi cabeza me vale. 
Quiero una meta real. Lograda sin limitaciones físicas de salida. Así que el próximo 12 de octubre pelearé por ella.

6 comentarios:

Luis Ángel Morales Escribano dijo...

Prisi, ¿recuerdas de cuándo es esta foto?
https://plus.google.com/u/0/photos/117287051116848845017/albums/5353589938924595025/5353591246688921474?pid=5353591246688921474&oid=117287051116848845017

Te lo voy ha hacer fácil, es del día que mis ojos adquirieron un brillo especial que con más bajos que altos aún no he perdido. Entre otros cuatro más ese día encendiste una luz, la misma luz que hace que vuelvas a intentarlo ésta y las veces que haga falta. Con el tiempo tendremos que acostumbrarnos a correr con más dolores que los "habituales", con menos preparación de la que nos gustaría y con más "inconvenientes" de los deseados pero con el mismo brillo en los ojos, ese que sólo se apagará el día en que faltemos y que persistirá en la mirada y memoria de los demás. Me ha alegrado mucho leer una nueva entrada en éste, tu blog.

Un enorme abrazo, mi lebrel montaraz.

fernan130 dijo...

Abandonar siempre es lo último. Hay que dejarlo para el final. Mientras sigamos disfrutando con lo que hacemos aunque sea a costa de 'adaptar' nuestros objetivos y nuestras pretensiones, tenemos que seguir...
Habrá nuevos retos y nuevas ilusiones como éste que, sin duda, completarás el próximo fin de semana. Allí estaré de un modo u otro.

Gonzalo (gonchu) dijo...

Estoy seguro que harás un buen resultado en la carrera. Sé que ésa lesión y la reciente operación no ha beneficiado, pero tu sigues siendo constante y duro como roca montañera. Sólo espero que disfrutes, y que en las subidas no bajes el ritmo, ¡aprieta ahí!.
Espero acompañarte en algún tramo del recorrido y darte energía.
Un abrazo maestro y amigo.

Prisillas dijo...

Luisito claro que recuerdo aquel día en el MAM y todo lo que vino para nosotros a partir de allí. Ese brillo en la mirada que comentas te llevó a metas impensables... y las que aún te quedan.

Prisillas dijo...

Fernán con buenos compañeros siempre es más fácil en camino.
Y estoy de acuerdo contigo en que mientras quede un mínimo de ilusión en lo que hacemos siempre encontraremos fuerzas para dar otra zancada.

Prisillas dijo...

Gonchu para mi el sábado terminar con buenas sensaciones, sin más dolores y molestias que las lógicas para la distancia será un triunfo y sobre todo la confianza para seguir en la brecha y afrontar futuras exigencias.
Un abrazo.