lunes, 25 de abril de 2011

Ultrareflexiones 1.0.

Siento de un tiempo a esta parte una honda Frustración al ver como mi compañero de cordada se pierde "su" aventura. Aquel que dentro de sus propios deseos albergaba el principal de llevarme a meta, empeñado en ser angel de la guarda y, por designios del destino, me priva de su valiosísima compañía. 
Esto deriva en una importante Responsabilidad al sentirme depositario de su legado. Seremos dos en cada descenso y subida. Su sombra permanecerá alentandome sin desmayo y probablemente pase más nervios y preocupación que yo mismo desde la distancia. Cada encuentro durante el recorrido será una carga de baterías importante para ambos.
En cualquier caso, tengo que admitir que estas últimas salidas me han cargado de Incertidumbre. Mi estrategia a la hora de afrontar este tipo de pruebas está por contrastar. Soy corredor activo, con tendencia a desarrollar su "potencial" en la medida de sus posibilidades. Con acierto probado para dsitancias hasta 50 km y en periodos de 6 a 8 horas. Pero seguramente demasiado impulsivo, inquieto y rápido para pruebas de este calibre.
Esta por ver que la Ultradistancia me conquiste para su causa, ya que prefiero dar rienda suelta a mis Sensaciones durante una carrera y en este tipo de pruebas la mesura, la prudencia y hasta la tacañería con las fuerzas son base sobre la que construir el éxito final.
No obstante, dentro de mis limitaciones soy Consciente de que por un lado debo trabajar la preparación física, que de momento parece ir por buen camino y por otro, la mentalidad y estrategia adecuada para conseguir el objetivo. Este no será otro que finalizar, no cabe alternativa después del traspiés del año pasado ya que además, de volver a suceder me sería dificil volver a afrontar un nuevo intento en este tipo de pruebas.
Ahora sí, no albergo ninguna Obsesión respecto a la prueba. Si algo aprendí hace unas fechas es que en estos casos cada km es una prueba en si misma que hay que superar. Que no hay que pensar en el final sino ir disfrutando de cada tramo, de cada parada, de cada etapa. Que, es vital adaptarse a las circunstancias y plantearse cada etapa-batalla independientemente del resultado de la guerra-final (sirva el simil). Y, si las circunstancias vienen mal dadas, renunciar con naturalidad.
Necesito Ilusión para afrontar estas semanas de entrenamiento que se presentan por delante y mucha Motivación para ser capaz de dar cada paso son la seguridad de saber donde quiero llegar, que quiero llegar. Ese será el principal escollo que tendré que salvar. Porque, aunque creo que no tengo nada que demostrarme a mi mismo sí que puede resultar un bálsamo que me permita cerrar alguna pequeña herida pasada.
¿O sí que tengo que demostrame?. Si me sentí como el general caido al que habían abandonado y burlado los Dioses, e indigno de los excelentes compañeros que comandaba, quizá, sea el momento de levantarse como un Gladiador para recuperar su autoestima y su lugar en la eternidad de los kilómetros, los bosques, regueros y praderas del mundo...
PD. Para mis amigos de los tonos épicos... jejeje

5 comentarios:

Mildolores dijo...

Bien, aunque con tu TENACIDAD serás capaz de eso y más.
Te sigo.
Te admiro.

fernan130 dijo...

Una cosa es lo que nosotros queremos y otra a veces muy distinta es lo que realmente tenemos. Mi consejo es prepararse bien y no 'esperar' nada ni bueno ni malo. Lo principal es tener la mente fuerte para superar los posibles contratiempos que surjan. Me da más que rabia no poder estar ahi contigo ese día y desde principio a fin. Para mí era un nuevo reto el acompañarte en un día feliz pero una vez más tenemos lo que podemos y me tendré que conformar con verte en algún tramo. Pues bien, ahora vivo con esa ilusión y con la de estar por lo menos en la meta cuando llegues. No hay más y a eso me amoldo con alegría. Confío plenamente en tus posibilidades y tengo la seguridad de que lo acabarás.

Mikel dijo...

Soy un novato con muy poca experiencia, pero me voy a permitir darte consejo.
Tienes que intentar evitar responsabilidades extras a lo que supone una carrera así, cargas con lo tuyo y gran parte de los demás, y ese es mucho peso a la hora de llevar la mochila a cuestas. Por una vez no intentes ser el general que guía a sus tropas, te toca ser el Rambo que lucha contra todo y llega a su meta.
La presencia de Fernan como apoyo en lugar de como corredor va a ser positiva para lograr tu objetivo, va a estar contigo y siempre se va a acoplar a lo que necesites... y tu no vas a sentir la necesidad de seguir un ritmo que (por arriba o por debajo) no es el tuyo.
Y se me ocurren más cosas pero ahora no tengo tiempo, poco a poco te iré (os iré) contando.

ElHermanoDAlex dijo...

Muy de acuerdo con el comentario de Mikel. Igual me pasa que voy con prisas de reunión en reunión y con las cervezas me explayaré más, pero en mi opinión lo primero que tienes que cambiar es lo cuadriculado y canónico de tus entrenamientos. Aquí nos enfrentamos a imprevistos SIEMPRE, que cambiarán y condicionarán nuestro transitar en la ultra y lo que tendremos que hacer es amoldarnos, ser agua, fluir, disfrutar de lo que nos va aconteciendo, superar hito a hito, cada paso, sin pensar en lo que nos queda, en lo que tendríamos que haber hecho, en el tiempo que me falta. Concentrarnos en el momento y dejar que las cosas vayan viniendo. Planificar los entrenamientos pero no obsesionarnos, sentirlos, necesitarlos, acomodarnos a cómo nos encontremos y no a lo que tenemos que hacer. No se tiene que hacer lo que no se siente, no puedo seguir más, sigo cuando pueda.

Prisillas dijo...

Mildo, gracias por tu apoyo. Esperemos que la tenacidad baste. Admirar.... jejeje, creo que te has pasado un poco. Un abrazo.

Fernan, sabes que valoro mucho tu punto de vista en estas cosas, como montañero, como filosofía, es por ello que trato de ser lo más ductil posible a lo que vaya surgiendo en el camino. Gracias por tu confianza y por tu apoyo.

Mikel, también valoro tus palabras, no intento cargar la mochila de extras, sí emplearlos como motivación. Sabes que en esta ocasión no he sido el promotor ni el mecenas de la aventura, que he ido renqueando y por eso necesito mentalizarme.

Luis, no creo que sea tan cuadriculado como dices, y que conste que no me molesta tu apreciación. Toda mi voda deportiva he intentado estar el Día D a la hora H en las mejores condiciones posibles, ese es mi trabajo, esa mi fuerza. Hasta ahora siempre bastó para alcanzar al menos la meta sino el objetivo. Ahora veo que no es bastante, trato de aprender a superar los otros detalles, pero no puedo evitar ser fiel a mi mismo, a mi estilo. No por un traspiés.
Un abrazo.