martes, 26 de noviembre de 2013

Entreno solitario y tratamiento de lesiones.

Cuando uno esta lesionado. Cuando sufre molestias que no le permiten desarrollar su zancada habitual o más aún, cuando estamos recuperándonos de una lesión severa el entrenamiento en solitario considero que es no sólo aconsejable, sino necesario.
Entrenar en grupo es ideal cuando estamos en plena forma. Por exceso y por defecto. Unas veces porque nos obliga a forzar en pos de quien nos precede logrando mejorar nuestra potencia y resistencia. Otras porque nos "calma" ralentizando nuestros ritmos cuando nuestras piernas piden batalla pero nos adaptamos al ritmo del conjunto.
Pero, cuando el físico no acompaña, hacer los kilómetros que necesitamos, al ritmo que nuestro cuerpo requiere, con las pausas que sean precisas es lo aconsejable.
Pasa que en las salidas grupales, la ruta y el ritmo no siempre lo elegimos nosotros. Es muy difícil sinceramente renunciar a completar lo que los demás realizan. 
Así sucede que vamos forzando. Que renunciamos a darnos la vuelta cuando nuestras sensaciones no acompañan. Que es imposible parar a realizar un estiramiento que nos pide el cuerpo a riesgo de perder a quien nos precede.
Puede ser ocasionalmente más aburrido, pero a veces es lo que toca, lo debemos asumir y, realmente nos vendrá bien.


3 comentarios:

Halfon Hernandez dijo...

Prisi totalmente de acuerdo para una correcta recuperación lo mejor es ser lobo solitario, incluso en los deportes de equipo las recuperaciones son individuales.

Un fuerte abrazo

fernan130 dijo...

Sabes que siempre que me he lesionado he tardado un tiempo en volver al grupo. Es lo mejor para una recuperación efectiva. Eso sí, si el tiempo se alarga es muy duro.

Gonzalo (gonchu) dijo...

Recupera rápido Prisi, hecho de menos tu compañía. Actualmente estoy pasando por mala racha mental un poco de bajón deportivo pero estoy saliendo a entrenar sin chispa, pero son rachas que hay que pasar.
Espero coincidir contigo pronto aunque sea a un ritmo suave.
Aúpa Prisi, fuerza.