miércoles, 15 de febrero de 2012

Con las botas puestas.

Esta temporada si las lesiones me respetan quiero ser fiel a mi estilo.
Me olvidaré de los kms, de las horas y del alcance del reto. Simplemente CORRER como alma que lleve el diablo los días que el cuerpo me lo pida y los que no, desear que vuelva a pedirmelos.
Soy consciente de mis limitaciones. Después de tantos años no podía ser de otra manera y no voy a enseñar trucos nuevos a estas gastadas piernas.
Así que lo mejor será DISFRUTAR como tantas otras veces, dejarme llevar, sentir y guerrear cuanto pueda, donde pueda y cuando pueda. El resto, lo que el destino quiera depararme. La gloria o el desastre. Así lo asumiré como tantas otras veces. Con naturalidad.
No me merece la pena planificar, estructurar, condicionar todo por tal o cual objetivo para que luego salga o no. Prefiero ser yo mismo, vivir el momento y confiar en el futuro.
No soy un ultrafondista porque las distancias largas me desgastan demasiado y entrenar distancias largas suponen un desgaste en si mismo.
Mi distancia en montaña son los maratones y en horas, la horquilla entre las 6 y las 8 horas de ejercicio.
Soy un fondista medio que se maneja bien en intensidades medias, en distancias medias y en cronos medios. Con eso y un algo de voluntad, obstinación y huevos, puedo terminar una prueba ultrafondista por encima de mis posibilidades. 
Pero así soy yo y, no puedo evitarlo.



7 comentarios:

Gonzalo (gonchu) dijo...

¡¡¡Ole tus webos prisi!!! A por ello ;-D

Mikel Vega Mendia dijo...

Esta entrada, que esperaba desde hace unos días y sabía que iba a llegar de un momento a otro, me produce una serie de contradicciones. Por un lado pienso que la adaptación a las nuevas circunstancias es esencial para lograr ese punto de satisfacción personal, y luchar contra los elementos a veces puede ser desesperante.
Pero por otro, sabes que el disfrutar es para mi el único motivo de hacer todo lo que hacemos, así que si tu forma de disfrutar es esta... ¡a por ello!
Un abrazo

*Pegasus* dijo...

Disfrutar es la clave, es lo que empezamos a sentir cuando nos enganchamos a "esto" y lo que esperamos seguir haciendo dentro de 20 años cuando el ritmo/km no sea tan importante, sino llegar y sentir.
¿Dónde es la foto espectacular de tu entrada?
Felices entrenos que conquistarán nuevos retos
Un besote
Belén

Prisillas dijo...

Gracias Gonchu.
------------
Mikel tienes gran razón en que adaptarse es avanzar, y yo espero hacerlo, sólo pienso que me será más llevadero hacerlo a mi estilo y, sino avanzo al menos me lo seguiré pasando bien.
------------
Gracias Belén por tu comentario.
La fotaza es de Zegama, igual que la de la cabecera de este Blog.
Que te voy a decir de la carrera, de sus paisajes, de sus gentes... no puedo retirarme de esto sin volver a correr en Zegama.

fernan130 dijo...

Esa alma inquieta es lo que te hace dar tanto salto. Si es lo que te pide el cuerpo déjate llevar y lo demás siempre serán circunstancias. Lo importante es siempre disfrutar con lo que hacemos. A mí desde luego me encanta y de un tiempo a esta parte empiezo a sentir una motivación especial por nuestra pequeña aventura asturiana.
Resumiendo: no cambies nunca.

Pepe-despacio dijo...

Carpe diem

Chusta dijo...

Pues a disfrutar de la forma que más te apetezca, que no tenemos que rendir cuentas a nadie, y lo mismo nos da terminar 1h antes o después.
Un abrazo.