domingo, 23 de enero de 2011

La fuerza no está en lo conseguido sino en seguir luchando por lo que aún no hemos logrado.

Esta frase, que desde hace unos días me lleva rondando la cabeza, es lo suficientemente clara y concisa como para no necesitar aclaraciones.
Va más allá de posibles decicisiones a corto plazo. Pero deja claro que, lo que pase, transciende el espíritu guerrero del que suscribe. Son siempre más los proyectos que me gustarían acometer que las posibilidades reales de realizarlos por diversas ciscunstancias y por lo tanto tengo que elegir muy bien a la hora de decidirme.
Si estuve "arrugado" durante un tiempo, es humano y todo lleva su tiempo. Más no puedo luchar contra mi naturaleza y la ilusión superará al desencanto.
La decepción no existe más que como primer paso de un nuevo desafio. El que nos lleve, una vez más a intentar superarlo. Ese es el camino, ello la auténtica aventura.

7 comentarios:

ElHermanoDAlex dijo...

Mañana espero el comprobante de pago.

Mikel dijo...

Estuve "arrugado" implica que ya no lo estás... me alegro muchísimo.

Mildolores dijo...

Adelante Prisi. Desde aquí todo mi empuje en los momentos de flaqueza.
Ya no hay arrugamiento, ¿No? Pues eso.

Fer dijo...

He tenido que leer dos veces. Y ahora veo que empiezo a entenderte. Ánimo.

fernan130 dijo...

Pues ya sabes quién te va a dar el primer abrazo en línea de meta... Mucho mejor que cualquier trofeo...

Prisillas dijo...

Luisito lo del comprobante está en el aire...
Mikel, gracias. He estado demasiado pendiente de lamerme las heridas y forman parte del juego.
Mildo. Se agradece ese empuje. No nos queda otra, sino esta juventud nos come.
Fer, ¡por Dios! menudo lio debo haberte hecho jeje.
Fernan, si estoy en esa meta sé que esos abrazos valdrán mucho más que cualquier trofeo.

Prisillas dijo...

Y ahora, es cierto que me estoy planteando abiertamente la posibilidad de hacer el GTP.
Pero, igualmente cierto es que no tengo nada decidido.
Mi disposición es la de seguir disfrutando con los retos que me plantee. Sin importar cuales sean, ni el cuando.