martes, 2 de marzo de 2010

Se puede.

Una vez más la vida nos demuestra que podermos ser ambiciosos, creativos e incorformistas. Se pueden hacer cosas y siempre merece la pena.
Rendirse de antemano es pereza. Me llevo una gran lección
El 27 de Febrero amaneció sometido por la amenaza de la "tormenta perfecta". Esto en mayor o menor medida condicionó la vida de muchos de nosotros y la de nuestra iniciativa por Haiti desde luego.
Puntuales a las 8:45 estamos a la puerta de la Ciudad Deportiva, aunque vemos movimiento dentro, esta hasta las 9 en punto no se abre.
Montaje de la mesa de la Cruz Roja y a los pocos minutos primera sorpresa: el Alcalde de Collado Villalba de chandal y zapatillas junto a otros miembros de su ayuntamiento dispuestos a recoger el guante que desde la prensa le habían lanzado ante su suspuesto desinterés por el deporte.
Segunda sorpresa, un grupo de jovenes que estan realizando un curso de fotografía han acudido para practicar técnica y dar fe del evento.
Así de inicio lo primero cierto es que el político de turno fue fotografiado ¿casualidad?.
Y comenzó la rueda de sucesión de vueltas a las pistas en un carrusel de variaciones climatológicas de todo tipo. Mis compañeros de Club fueron acudiendo puntuales los citados y dispuestos los anárquicos.
Fueron 12 horas grandes que quedarán en nuestra memoria y que nos dejarán significativas reflexiones, anécdotas e incluso alguna nueva amistad.
En su transcurso hubo de todo. El compromiso de un Club de Atletismo como el de Moralzarzal que se presentó con entrenador, padres, alevines e infantiles perfectamente equipados para colaborar y dar unas vueltas bajo una pertinaz lluvia que contrasta tristemente con la ausencia de representación del Club de Atletismo Villalba. No quiero pensar que las rivalidades como en el futbol a algunos les lleguen tan dentro. Será otra cosa.
Tuvimos señoras con mayor ánimo que años en las piernas para cumplir caminando con sus paraguas y sus zapatillas hasta completar la vuelta al anillo.
Compañeros que llegaron con la barriga bien llena pensando que no tenían que correr y tuvieron que ponerse en marcha con el último bocado sin digerir.
Voluntarios de la Cruz Roja alucinados cuando alguien con 49 años y 100 vueltas en dos tandas de mañana y tarde marcaba mejores biorritmos, niveles y pulsaciones que los de cualquiera qde ellos.
Padres con sus hijos, mujeres con sus maridos, viejos amigos y de broche final una lluvia a cubos que el viento desperdigaba aleatoriamente por la pista.
Y no nos rendimos.
Con todo esto Cruz Roja recogió 1308,95 €. Más del doble de lo que habían recogido durante toda una semana en un centro comercial cercano.
Nos dejaron muestras de su gratitud por la solidaridad y su reconocimiento ante el esfuerzo que habían prensenciado durante aquel adverso día donde unos locos en zapatillas no habían dejado en ningun momento de dar vueltas alrededor de una pista de atletismo igual que damos vueltas a una idea o un sueño. Que en esta ocasión para el bien de otras personas se cumplió.
Gracias a todos y cada uno de los que de una manera u otra participaron de esta iniciativa.
Para los que les faltó la decisión necesaria, no dejen pasar una nueva ocasión de ser partícipes, de subir al escenario, porque sinceramente, ese pequeño esfuerzo, siempre nos dá mucho más de lo que nos cobra.

5 comentarios:

Pepe-despacio dijo...

Muchísimas gracias a ti por haber llevado esto adelante a pesar de los inconvenientes.

A mí también me encantó la presencia del club de Moralzarzal, ¡chapeau!.

Mikel dijo...

Claro que se puede, solo se necesita alguien con un espíritu indomable. Gracias por dejarnos participar en esto, tan pequeño y tan grande a la vez.

ElHermanoDAlex dijo...

J...er que si se puede. Casi todo en este mundo se puede, sólo hace falta un poquito de querer hacer y de eso a ti te sobra a raudales, ya lo has demostrado muchas veces.

fernan130 dijo...

A parte de los agradecimientos a los que lo habéis hecho posible, me gustaría reconocer el esfuerzo de todos aquellos que, sin estar implicados, se unieron a nosotros simplemente tras haber leído un cartel u oído un ofrecimiento de alguien conocido. Ellos nos han animado, por lo menos a mí, a secundar cualuier propuesta de este tipo que aguien con vuestro impulso, se atreva a proponer y llevar a cabo.

Mildolores dijo...

enhorabuena por el esfuerzo. Espero que se haya visto recompensado en la medida de lo que queríais, puesto que nunca es suficiente.
Yo estuve en el Duatlón de Rivas, pero creo que no es excusa.
Lo siento.